Nada de paz, nada de amor

Los buenos deseos de paz, amor y felicidad que se multiplican en la previa a cada Nochebuena, duran menos que el entusiasmo de una cañita voladora de esas bien baratitas que compramos en los kioscos para estas fechas.

Basta con abrir los portales de noticias en este 25 de diciembre de 2012 para leer un catálogo de sucesos desafortunados que hablan de muertes, incendios, asesinatos y demás desgracias. Algunas provocadas, otras accidentales, pero todas que le ponen una sombra triste y oscura a la Navidad.



En Villa María, un joven se mató en moto y una familia perdió su vivienda. En la provincia de Córdoba suman cuatro los choques fatales que dejaron víctimas. En la capital provincial le incendiaron la vivienda a un familia. En Santa Fe murió un hombre cuando explotó una bomba de estruendo. En La Rioja murieron seis personas en un choque. En Tucumán un hombre mató a su suegra, hirió a su esposa y su suegro, y luego se suicidó. Y sigue la lista de tragedias, todo en el mismo día.

La única buena noticia es que, en general, hubo mucho menos heridos por pirotecnia que el año pasado. Pero no alcanza a compensar el resto de las malas noticias que debemos dar hoy. Habrá que esperar otro año para tener una verdadera Navidad en paz.
Publicar un comentario