Una identidad para Angelina

Foto: Lucrecia Valinotti para www.lavoz.com.ar
Desde ayer, viernes 17 de junio, a las 13.30, Angelina tiene su Documento Nacional de Identidad. No es uno más: allí consta que es hija de Valeria del Valle Frus (37) y de Daniela Bianciotto (26), quienes el año pasado se casaron en Villa María en el marco de la Ley de Matrimonio Igualitario. Las mamás venían reclamando desde el nacimiento de la beba, en febrero pasado, que en su partida de nacimiento y en el DNI quedara explicitado que ambas son sus madres y no sólo Valeria, quien la engendró en su vientre con el semen de un donante anónimo. “Para nosotras es una felicidad inmensa, después de esta lucha por poder anotarla a nombre de las dos”, comentó Valeria luego de una ceremonia íntima en la que firmaron un acta que enmendó la parte preimpresa para poder consignar claramente la maternidad compartida de la pequeña, que lleva los dos apellidos.



Los formalismos del papel daban como opción consignar a una madre y en el mejor de los casos a un “padre desconocido”, pero no a dos madres. “El problema era una ‘y’ que no nos aceptaban poner entre el nombre de las dos”, graficó Valeria a este diario.

Angelina nació el 15 de febrero y vivió cuatro meses sin DNI. Con la firma del acta por parte de sus mamás, pasó a ser de la generación de argentinos que llevarán el 50 millones en su numeración.

Por la tarde, Valeria pudo cumplir también con el trámite de inscribirla en la obra social como parte de su grupo familiar, un derecho al que no podía acceder por no contar con documento.

El abogado del matrimonio, Carlos De Falco, señaló que no se trata en este caso de un padre desconocido, sino de padre anónimo, como es el donante de esperma. Destacó que se pudo llegar a esta resolución sin recurrir a la Justicia, mendiante un recurso por vía administrativa.

En estos cuatro meses se hicieron presentaciones por escrito y reuniones que fueron el camino para encontrar la forma legal adecuada. El abogado contó que una vez que se tuvo la venia del Registro Civil provincial, se pudo completar el trámite como lo quería la pareja.

“Este es un caso testigo para empezar a andar un camino distinto, de cara a la verdadera igualdad”, acotó De Falco. “Si bien es una disposición tomada en una ciudad y el Registro Civil está dividido por provincias, este es un precedente que tendrá su peso en otros lugares y puede ser tomado a nivel nacional”, opinó.

Nota publicada en La Voz del Interior, el 18 de junio de 2011.
Publicar un comentario