Poniendo estaba la vaca

Los productores rurales que explotan pequeños campos en los alrededores de Villa María se desayunaron los primeros días de 2009 con cedulones por Tasa de Servicios a la Propiedad con los que el Municipio les quiere cobrar más de 6.000 pesos en algunos casos.
Son las 6.100 hectáreas incorporadas al nuevo ejido urbano, en las que nunca pasó un regador, no hay una columna de luz, no les cortan los yuyos y mucho menos les recogen los residuos. Es más, todo esto lo hacen ellos mismos. Pero para el municipio esto no es importante y, si están dentro del ejido, se tienen que poner.

(Foto: Lucrecia Valinotti para La Voz del Interior)
Publicar un comentario