Corderos atados

Las principales ciudades del interior de Córdoba tuvieron en común, al inicio de 2009, un aumento en los importes de sus tasas municipales. En un marco de recesión e incertidumbre, el incremento no cayó bien en los vecinos.
En San Francisco protestaron con un cacerolazo, en La Falda cortaron una ruta y en Río Cuarto el intendente tuvo que ir a dar explicaciones al Concejo Deliberante. Pero en Villa María, donde también hubo aumentos, nadie levantó la cabeza para salirse del rebaño, salvo esta explicación tardía de lo que ya se había consumado.
Publicar un comentario