No va más

La terapia intensiva del hospital Pasteur de Villa María está saturada. Tiene ocho camas para atender a una población de 70 mil habitantes que, en la región, no cuentan con obra social como para acceder a una clínica privada. Los médicos y enfermeras no dan abasto, y hay pacientes que deben ser derivados hacia hospitales a más de cien kilómetros de distancia por que cuentan con camas suficientes. Así lo cuenta en esta nota el médico jefe del servicio, Luis Seggiaro.

(Foto: Lucrecia Valinotti para La Voz del Interior)
Publicar un comentario