Como un basural

La colonia psiquiátrica Vidal Aval, en Oliva, huele a cloaca desbordada de podedumbre. Más de 900 internos viven bajo una infraestructura abandonada, que a muchos provoca infecciones en piel y vías respiratorias. Sanitarios colapsados, ríos de aguas servidas, excremento de animales que llueve del techo y sótanos inundados, son algunas de las constantes de esto que es poco más que un basural humano.
Publicar un comentario