Un lote por un voto

La concejal villanovense Claudia Avellini cuenta en 2'59" sobre un llamado que dice haber recibido de una funcionaria del intendente Marcelo Frossasco, ofreciéndole un terrenito si levantaba la mano para aprobar loteos de barrios residenciales. Dijo que prefiere seguir alquilando. Esta semana termina su período como edil y se queda con su puesto de preceptora en una escuela secundaria, donde gana 840 pesos por mes.
boomp3.com

El concejal Mauro Bizarri, presidente del bloque oficialista, encabezó una presentación en Tribunales para que investiguen los dichos de Avellini. Dijo que se solidariza con la denunciante, pero que también debe presentarse a la Justicia. Lo comenta en 2'08".
boomp3.com

1 comentario:

RAUL MARTINEZ dijo...

Acerca del gesto de la edil Avellini
Señor director:
Su salida del Concejo Deliberante de Villa Nueva, sin lugar a dudas, ha sido mucho mejor que su entrada al IPEm 322.
Lo denunciado por Claudia Avellini constituye un verdadero acto de arrojo democrático, quizás algo tardío a mi entender, puesto que en Villa Nueva se aprobaron, así como así, muchos loteos; ahora con respecto al cargo de preceptora que ocupó en el 322 “Manuel Belgrano” de Villa Nueva, no puede decirse lo mismo.
A saber, cuando se inaugura la escuela secundaria de Villa Nueva fue un anexo del IPEM 147 y allí se nombran a dedo dos personas: Daniel Ferreyra, como coordinador, y Claudia Avellini, como preceptora; por esos días la nueva institución estaba a cargo de la directora Adriana Hebe Boero.
Lo que hubiese correspondido es recurrir a la Lista de Orden de Mérito (LOM) del IPEM 147, en ese caso hubiese sido aceptado el cargo, es decir que su “nombramiento” no sólo me perjudicó a mí, sino también a otras personas que estaban detrás de mí en la lista. Una clara violación al Reglamento Docente, en lo que respecta al nombramiento de cargos.
Hice la impugnación correspondiente, por medio de los abogados de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) y, al tiempo, se me contestó que la señorita Claudia Avellini no entró como preceptora, sino trasladada en calidad de empleada administrativa de DEMES (?).
Cuando uno está en política todo es posible.
Lo concreto es: valoro el coraje de su denuncia, lástima que fue cuando te ibas, dejando la sensación que revoleabas la media, ¿acaso, no pasó nada en Villa Nueva durante los cuatro años que estuviste en el Concejo... Creo que más que un acto de arrojo, lo de esta señorita fue un acto payasesco, propio de la política que caracteriza a los dirigentes de ambas villas, en las que muy pocos son trigo limpio... obvio, Claudia, que no es tu caso.

Profesor Raúl Martínez