Vulnerables

El éxito del momento, la encuesta para saber las preferencias sobre quién debería ocupar el rectorado de la Universidad Nacional de Villa María, tuvo que dejar de ser lo que era para mutar en otro intento. Sigue adelante la misma pregunta, pero los resultados volvieron a cero y con 17 días por delante para seguir votando.
¿Por qué? Con el anterior formato llegó a tener 1.287 votos entre las tres opciones. En la última semana fue aluvional la fiebre del click. Un lector, identificado como Esteban Levin, señaló en un comentario dejado en el blog la vulnerabilidad del sistema y explica cómo hizo para votar 50 veces en diez minutos. No fue el único que descubrió esa posibilidad y por eso hubo tantos votos.
Pero lo vulnerado, querido Estaban y demás lectores, no fue el sistema sino nuestra confianza y la posibilidad de expresarnos y dejar expresarse libremente. Así como se pone celo en abusarse de un sistema para dar una idea determinada de la que sería la realidad, en cada lugar se persigue con la misma obsesión e inquina torcer la sincera voluntad de otros para orientar un resultado. Cada uno sabe cómo actuó. En general, fue una clara muestra de la calidad democrática que construimos.
Para los nostálgicos, aquí van los datos de la encuesta anterior: Martín Gill, 914 votos (71%); Gustavo Luque, 334 votos (25%); y Ninguno de los dos, 39 votos (3%).
A no desanimarse y seguir votando. Veremos si este sistema es mejor.
Publicar un comentario