Escuela rural Fray Chanea, aislada por la autopista

Los alumnos y docentes de la escuelita rural Fray Anselmo Chanea, situada cinco kilómetros al noreste de Villa María, son los únicos testigos que quedan del paso de la autopista Córdoba-Rosario por ese lugar. Esta escuela sigue de pie como estoica y solitaria sobreviviente de lo que era el paraje Las Cuatro Esquinas. A su alrededor todo es escombros y tierra arrasada. De las tres viviendas de las familias que hacía más de 40 años vivían en el paraje sólo queda una pared que pareciera resistirse a caer, pero también tiene los días contados. Nadie desconoce las ventajas de una autopista para el transporte y las comunicaciones. Incluso para reducir el índice de accidentes de tránsito. Pero también hay otro lado del “progreso” y en esta escuela lo viven en carne propia. “Para nosotros fue un impacto muy fuerte por todo el movimiento de máquinas y tierra, y por el cambio brusco del paisaje”, contó la docente Alicia Isaías (sigue en La Voz del Interior, 14/08/07. Foto: Darío Galiano / La Voz).
Publicar un comentario