Recicladores de basura paralizaron tareas

El problema del tratamiento de los residuos sólidos urbanos de Villa María volvió a estrellarse contra la falta de una solución definitiva. Dos años atrás, el municipio rescindió el contrato con la empresa Corbam debido a incumplimientos y tras sucesivos cuestionamientos desde distintos sectores. Se declaró la emergencia ambiental y se apuró la contratación de otra empresa para darle una solución urgente a la acumulación de basura. Pero a un año de puesto en marcha el nuevo proyecto, todo parece seguir sin encontrar su buen cauce. La planta de clasificación primaria de residuos, a cargo de la Cooperativa 7 de Febrero que integran ex empleados de la anterior concesionaria, quedó ayer paralizada por la falta de ingresos. Por otro lado, Emre, la empresa que ganó la segunda contratación, es atacada por la cooperativa y otras entidades debido a que supuestamente no cumple el pliego. Desde el municipio defienden a la firma y dicen que todo está en regla (sigue en La Voz del Interior, 25/07/07).
Publicar un comentario